Conocé los riesgos y cómo prevenir el cáncer de piel

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Piel, que se conmemora cada 13 de junio, Ospetelco te invita a conocer los riesgos y las medidas de prevención para cuidar tu piel del sol y prevenir esta enfermedad.

El cáncer de piel es el más común a nivel mundial, con más de 1.3 millones de casos nuevos diagnosticados cada año. La principal causa de esta enfermedad es la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) del sol, los cuales pueden dañar las células de la piel y provocar su mutación. 

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

-Usá protector solar con un factor de protección solar (FPS) de 30 o más en todas las áreas expuestas de la piel, 30 minutos antes de salir al sol y reaplicalo cada dos horas, o con más frecuencia si transpiraste o nadaste.

-Elegí lugares con sombra durante las horas pico de sol. Si bien no debemos olvidar que el sol es fuente de vitamina D y tiene efectos positivos para la salud, es importante tomar medidas para protegerse de sus rayos UV, especialmente durante las horas centrales del día (entre las 10 y las 16 hs.), cuando la radiación es más intensa.

-Cubrí tu piel con ropa de tejido apretado que bloquee los rayos UV y usá gorra o sombrero de ala ancha.

-Evitá las camas solares. La radiación artificial de las camas solares es aún más dañina para la piel que la del sol.

-Revisá tu piel con regularidad en busca de nuevos lunares o cambios en los lunares existentes. Si detectás alguna anomalía, consultá a un dermatólogo de inmediato.

Adoptar medidas de protección solar y realizar autoexámenes regulares de la piel puede ayudarte a prevenir el cáncer de piel. El cáncer de piel es curable si se detecta a tiempo, por eso es importante estar atentos a las señales. 

¡Cuidá tu piel y protegé tu salud!

Para más información y solicitar un turno con un/a dermatólogo/a, aprovechá  la clínica del Parque Centenario con atención prioritaria para la familia de las telecomunicaciones. ¿Cómo sacás turno? Hacé clic aquí y te contamos.

OSPETELCO, prevenir es la primera forma de cuidarte.